miércoles, 2 de mayo de 2007

Y bueno...

Supongo que debo una disculpa, he estado muy flojo con mi blog ultimamente... supongo que estare en algún tipo de bloqueo, a todos nos pasa... será que no tengo nada en la cabeza o muy por el contrario, tal vez tenga demasiadas... En fin, no tengo idea. No me tomen a mal, no me rindo. Sólo tengo que esperar un poco más, a ver qué ocurre o qué me cuenta de nuevo ese tipo que siempre habla como un eco en un rincón alejado de mi cabeza. Cuestión de tiempo... Dios quiera. Ha sido un fin de semana loco... interesante, entretenido, triste, fugaz, sorprendente, efímero, melancólico y así podría seguir tirando palabras sin llegar a exagerar ni a pasarme ¡Palabra! Me reí mucho, me lamenté mucho... son cosas que a uno le recuerdan que también puede sentir. Eso es bueno, me atrevo a decir. uno a veces, tan ebrio de la vida diaria, tan drogado en su propia rutina, puede llegar a pasar de largo frente a cosas tan insignificantes como una sonrisa. Eso es aterrador, al menos en mi libro. Cuando uno deja de maravillarse. Este fin de semana supongo que me he maravillado. Eso admiro de los niños, se maravillan por todo. Todo es nuevo. No necesitan un gran suceso para darse cuenta de lo inimaginablemente hermoso que puede llegar a ser este mundo si uno sabe mirarlo. Esa es la sabiduria de los que recién comienzan. Espero poder imitarla algun día. Estoy divagando, lo siento. Pero me quedo con esta última idea. En un par de días paso a formar parte de la segunda edad (19-65) y es un tema que he estado pensando. Estoy viejo. No físicamente, sino mentalmente. Ya no me maravillo tanto como antes, ya no me deslumbro tanto como antes. Supongo que le pasa a la mayoría. Pero para serles sincero, nunca me he considerado como la mayoría, no porque yo lo diga, sino por mayoría de votos. Soy un viejo, en muchos sentidos. Pero también soy un niño. Al menos quiero serlo. Saltemos las lineas entre los pastelones de la vereda, juguemos al paco ladrón, tirémonos hojas de papel, quedémonos pegados mirando cómo esa nube nos recuerda quizá qué forma ambigua que vimos en quizá qué sueño infantil... Gritemos, riamos, cantemos, lloremos, todo en voz alta. Hace falta un poco más de estupidez inocente en este mundo. Disfrutar de la fomra mas simple de la exquisita prueba que es la vida. Las cosas son mucho mas fáciles de lo que parecen. Mucho más simples. Solo hay que ser lo suficientemente maduro para reconocer que hay que pensar como un niño. Miro hacia atrás, mi vida, y he vivido tres segundos. Fui concebido, nací y desperté. ¿Qué sigue?
Bueno, como dice el dibujo(que está colgado actualmente en mi pieza para que cada vez que despierte lo vea) la vida no es para siempre... vivamosla siempre a través de los ojos de un niño, así siempre tendra sabor a nuevo... Así da gusto legar a viajo, siendo un niño.

9 comentarios:

Javier Neira dijo...

un gusto leer cosas así, que de alguna manera reflejan el pensamiento de muchos, me incluyo

si, es verdad, deberíamos reir más, cantar más, no sé... deberíamos ser más niños, eso de creerse grandes es un juego q honestamente me tiene medio cansado... aparentar no le hace bien a nadie

bueno hombre, un gusto de verdad, y cuando tengai claro q escribir, me avisai, ahi estaremos leyendo... un saludo compadre... y se viene el cumpleaños! jaja... cuidate, chauu

dani dijo...

Solo hay que ser lo suficientemente maduro para reconocer que hay que pensar como un niño.

en verdad... iba a decir lo mismo. yo sé que soy vieja. he pasado gran parte de mi adolescencia amargada, enojada, y algo sola. es lo más estúpido que podría haber hecho con la mejor etapa que tenía pero es que dejé de maravillarme con la vida y fue tan de golpe que hasta se me olvidó la risa - la encontré de a poco, jugaba a las escondidas conmigo y ahora está más a flor de piel.

no hay nada que decir porque tienes clara la meta. hay que vivir no más y dejar que la mente siga su curso necesario, pero en términos limitados y no más para no volvernos locos..

Jessica dijo...

"Me reí mucho, me lamenté mucho"

me perdonas?
no leí todo, pero eso me quedó vibrando.

hay días que de sólo escuchar un pedazo de alguna canción me lagrimean los ojos...incluso si me estoy riendo, o sonriendo.

cuántos años tienes?
tan viejo así?

saludos

La Pumba Troupe! dijo...

si...

a mi todavia me dicen que soy un pendejo de mierda (y yo tambien lo creo)

yo creo, a pesar de todo, que voy a madurar el dia del p... (no se nota?)

no puedo aparentar ser un viejote fome...

quedate con la cancion pendeviejo de los fabulosos cadillacs

salu2

La Pumba Troupe! dijo...

sorry, es de los autenticos decadentes :P

Tamara. dijo...

Fui concebido, nací y desperté. ¿Qué sigue?... pues todo!!!

te noto un poco cansado... por no decir desmasiado harto de todo, pero reláx ya verás como la vida te dará la oportunidad de sacar el iño interno nuevamente =)

notable tu dibujo me encantóóó´!!

besote, chau chau.

Jaci dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jonás dijo...

buena
te leo también pues
ta bueno el escrito, concuerdo en lo de mirar al mundo con los ojos de niño, pero mas que de niño yo pienso q debe ser con la fantasía en el iris para teñirlo todo, no solo maravillarse con algo sino hacerse parte de ello. Uno se autosugestiona su propia vejez, q son los años? nada mas q una medida de tiempo, lo que cuenta es lo que se es por dentro y como lo revelas.
saludos

Pablo_Iquique dijo...

A veces creo que nuestra generación es más niño/a que las anteriores, pero a veces en verdad me da que pensar, me DOY que pensar.
Que hayas tenido un feliz cumple don Kike, no tuve pal festejo, pero bueee... pa la otra xD.
¡HASTA LA PRÓXIMA!